jueves, 18 de mayo de 2017

WannaCry, lo peor está por llorar en ciberataques



Desde mi último artículo han sucedido dos acontecimientos ligados a las nuevas tecnologías de los que tal vez haya oído hablar. El 17 de mayo fue el Día Mundial de Internet, un día que se instauró en 2005. La finalidad de estas fechas es reivindicar alguna cuestión para que lo que se conmemora mejore. No era el caso de Día de Internet, una fecha de gracia, júbilo y alabanzas a modo de juego de espejos: que si permite la divulgación de conocimientos, que si nos hace más libres, que si la Sociedad de la Información por aquí, que si la Sociedad del Conocimiento por allá, disrupción tecnológica viene, revoluciones industriales van y otros para bienes. Pero parafraseando una canción de Serrat, ahora resulta que hay “unos niños malos que no paran de joder con la pelota”.

El pasado día 12 de mayo, igual esto le suena más, hubo un ciberataque a escala mundial de lo que se denomina ransomware. No voy a repetir lo que ya es sabido, pero sí compartir algunas inquietudes. La primera de ellas es que la seguridad en la red, o la falta de ella, es una, sino la principal amenaza que ahora mismo tiene internet para su buen funcionamiento. En cierto modo es como si sus costuras se estuvieran rompiendo con estas brechas de seguridad.

sábado, 13 de mayo de 2017

Predomina la mala educación más que adicción a las TIC



El desarrollo tecnológico tan brutal que ha experimentado la sociedad en todos sus ámbitos acarrea como contraprestación algunos fantasmas que no son tales, como sucede con las adicciones a las nuevas tecnologías. Por lo general se exagera cuando se habla de este concepto y se crean alarmas innecesarias entre la sociedad, y muchas veces se confunde adicción con falta de educación en el uso de algunos dispositivos TIC.

Evidentemente que hay personas que por el mal uso de las redes sociales, del móvil o de los video juegos han tenido problemas. No lo voy negar. Estar enganchado 16 horas al día a una actividad no es sano, pero tampoco lo es ser adicto a la pesca con mosca, a correr o al sexo. Estos comportamientos son problemas graves y deben ser tratados por especialistas, y de la misma manera que nadie generaliza con el sexo, correr o la pesca con mosca como algo perverso, habrá que hacer lo mismo con las TIC.

domingo, 7 de mayo de 2017

Big Data: la tecnología del hombre/dato



Les voy a contar una cosa: una adolescente comenzó a recibir publicidad de unos grandes almacenes de productos que las mujeres embarazadas suelen demandar en los primeros meses de gestación. Puesto que esto sucedió en Minneapolis, Estados Unidos, su padre cogió la pistola y se presentó ante el encargado de los almacenes Target, emisario de la propaganda, a pedir explicaciones. El argumento del progenitor de la joven era que con esa publicidad incitaban a que hijas como la suya, todavía en el instituto, se quedaran embarazadas. En ese momento, los responsables del establecimiento le pidieron disculpas y asunto zanjando. Me imagino que ayudaría mucho a pedir perdón que el padre llevara pistola.

Pero poco tiempo después el padre tuvo que enfundar el arma y pedir perdón. Su hija sí que estaba embarazada y los sistemas de Big Data de los almacenes Target habían detectado, por lo que visitaba en su web, los anuncios que veía en la red, los productos que había dejado de comprar, las búsquedas que hacía en Google y otras variables que efectivamente estaba preñada y, en consecuencia, le enviaba publicidad personalizada por ello.