sábado, 25 de marzo de 2017

Pequeño comercio online Vs Amazon



Las pequeñas y medianas empresas no luchan en igualdad de condiciones en el comercio online ni nunca lo podrán lo hacer. Competir con gigantes como Amazon, Zara, Media Mark, Ikea, El Corte Inglés y una larga lista de empresa es imposible. También conviene que tengan presente que las campañas que incentivan a comprar en una determinada ciudad o productos españoles intuyo que suelen tener más repercusión en las redes sociales que efectividad real. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Los consumidores buscan los productos más adecuados para sus gustos y necesidades con la mejor calidad precio percibida, tanto da en la ciudad de mayor tamaño más cercana a la que se vive que por internet.

En este sentido, el concepto de gasto evadido se está quedado obsoleto en su concepción tradicional, pues el mayor evasión en este sentido se realiza por medio de las compras en la red y no desplazándose a otras ciudades.

jueves, 23 de marzo de 2017

Por un Internet al servicio de la humanidad*



El creador de la World Wide Web (WWW), Tim Berners-Lee, publicó el pasado 12 de marzo una carta en la que alertaba de tres peligros fundamentales para la red que todos los días millones de personas utilizamos. Gracias a las tres letras más famosas de la historia moderna se esconde el protocolo que nos permite ver el contenido de las páginas web, y simboliza uno de las mayores herramientas de libertad de Expresión (con mayúscula) que los seres humanos hemos tenido nunca.

Sin embargo, aprovechando el día que cumplía 28 años Tim Berners-Lee denuncia su preocupación creciente para que la web cumpla con su verdadero potencial como herramienta al servicio de toda la humanidad y solicita varias cosas, entre ellas que su mensaje se difunda. Dado que las tres amenazas de las que alerta el creador de la World Wide Web me parecen más que razonable y las comparto, el artículo de esta semana va a contribuir también a difundir sus tesis.

sábado, 11 de marzo de 2017

¿Es usted tonto?



 “Mi mama dice que tonto es el que hace tonterías” comenta Forrest Gump en un momento determinado de la película que lleva el título de su protagonista. Cuando se estrenó en 1994 no había redes sociales, pero sí tontos. Ahora tenemos redes y muchos más tontos, o al menos un lugar ideal donde la gente se empeña en decir tonterías, insultar, banalizar la información, divulgar mentiras, insultar a los muertos, amedrentar a los que no piensan como ellos, etc. Algo que Forrest Gump no haría.  

En un artículo reciente escribí sobre las redes sociales argumentando que no se puede esperar que sean fuente de conocimiento intelectual, tampoco se concibieron con esa idea. Sin embargo, estamos en la situación opuesta y se han convertido en herramientas donde el nivel de frivolización de la información se está convirtiendo en un peligro, ya que lejos de caminar hacia la Sociedad del Conocimiento se está produciendo la paradoja de que el público es cada vez más necio, y no es que esté insultando a nadie, sino en el sentido estricto de su significado: “persona ignorante e imprudente”, dos de las causas que están detrás de las acciones impulsivas que se gestan en las redes sociales. Las personas siempre tenemos la fea costumbre de culpar a otros para todo, y así se habla mucho últimamente de grandes campañas de manipulación en Estados Unidos, de desinformación por parte de los Estados y de grandes corporaciones o de interesas ocultos y conspiraciones que debe investigar Iker Jiménez.

sábado, 4 de marzo de 2017

!Deme su seguridad, le estoy apuntando con el móvil!



En la medida que avanza la digitalización de la sociedad los ciudadanos estamos más desbordados en varias cuestiones: alfabetización digital, es imposible seguir el ritmo de las nuevas tecnologías, cesión de la privacidad de forma voluntaria y los ataques a nuestra seguridad informática, que devienen en parte de los dos anteriores. Aunque la red también es un lugar que está lleno de forajidos, como en el antiguo oeste americano, que van a por usted. Conviene que lo tenga muy claro. Pero ahora las praderas son infinitas, el Séptimo de Caballería no tiene a John Wayne y los ciberdelincuentes se cuentan por millones. Y para colmo, usted se deja las puertas del fuerte abiertas al no proteger de forma debida desde su móvil hasta su ordenador, pasando por la televisión inteligente si la tiene o su máquina de video juegos.



Los ataques informáticos a particulares se están centrando en las aplicaciones para los teléfonos móviles, los videojuegos, el internet de las cosas, los gadgets de la salud y las infraestructuras críticas, como la administración pública, el sistema financiero y la industria nuclear, según los expertos del foro ESET de seguridad informática. Las amenazas que afectaban a los Estados fueron tratadas recientemente en esta sección en la que explica que sí o sí todos íbamos ser víctimas de un robo por la red, al menos de datos, y cómo los gobiernos luchan por impedirlo.