sábado, 28 de enero de 2017

En las redes sociales no se vende, se dialoga




Las redes sociales no sirven para vender, así que si el Facebook de su empresa u otras redes las tiene para esa finalidad puede hacer una de estas dos cosas: cerrarlo y se evitará preguntarse nuevamente ¿por qué no vendo si estoy en las redes sociales?, o aprenda a dialogar en ellas con sus seguidores, que es para lo que sirven de verdad. Es muy común que pymes y comercios de todo tipo se quejen de que no logren monetizar los varios miles de seguidores que en ocasiones tienen en estas plataformas.

Las dos peores situaciones que he conocido eran pymes de otras comunidades que casi rozaban cada una de ellas los 50.000 seguidores sumando todas las redes. Sin embargo, este gran potencial apenas se traducía en nada, ya que ninguna de ellas lograba que el tráfico a la web desde estas plataformas (que no son ventas sino personas que llegan a la tienda desde las redes) superara el 10%.

sábado, 21 de enero de 2017

2050: el año que dejaremos de ser humanos



El año 2050 es la nueva meta, la nueva fecha que muchos científicos, investigadores y “tecnólogos” señalan como el cénit en el que muchas de las tecnologías que ahora están en un estado incipiente se habrán consolidado y nuestra sociedad será otra, se supone que para mejor, aunque no necesariamente en todos los casos. Particularmente tanto me da que sea ese año como otro. Poner fechas obedece a la inseguridad humana y la necesidad de aferrarse a algo comprensible cuando todo es indeterminado ante un futuro tecnológico apasionante.

Inteligencia artificial, internet de las cosas, ciudades inteligentes, big data, monedas virtuales y formas de pago sin dinero físico, medicina personalizada más preventiva que curativa, nuevos materiales como el grafeno, coches autónomos, robótica, nuevos modelos de formación y educación, impresoras 3D y decenas de innovaciones. Particularmente siempre me ha gustado la carrera espacial y sigo con interés la posible llegada del hombre a Marte, pero este avance ya no será tan relevante para los humanos como la mayoría de los anteriores. Sin duda supondrá una gran gesta, pero no cambiará nuestra forma de vida. En unas décadas, cuando estas innovaciones funcionen de forman conjunta, el mundo desarrollado será completamente diferente, el resto del planeta tengo mis dudas de que se beneficie.

miércoles, 18 de enero de 2017

Las contraseñas más hackeadas en 2016 y cómo evitarlo



El diario El mundo publicaba recientemente cuáles han sido las contraseñas más hackeadas en 2016. La mayoría de ellas son  de una seguridad muy baja, cuando no ridícula, al comprobar el listado de las más usadas y pirateadas.

Por este motivo, me ha parecido oportuno recordar el post que escribí en noviembre sobre cómo tener una contraseña segura. Se trata de una serie de recomendaciones que explicamos en Onda 3.0, el programa de las nuevas tecnologías de Onda Cero Teruel.

El Mundo también incluye un artículo muy interesante sobre cómo crear una contraseña segura y recordarla siempre, otro sistema muy interesante para evitar usar contraseñas tan fáciles de hackear como el top 10 de la siguiente lista.

1. 123456

2. 123456789

3. qwerty

4. 12345678

5. 111111

6. 1234567890

7. 1234567

8. password

9. 123123

10. 987654321

sábado, 14 de enero de 2017

Tire su web y pásese a vender por el móvil



Una de las características de las nuevas tecnologías es su rapidez y cambio a velocidad exponencial. Cuando muchas pymes están llegando al mundo de las páginas web se encuentran con que los consumidores acceden a ellas por medio de dispositivos móviles y esos diseños no sirven, no son de tipo “responsive”, cuyo formato se acomoda a todo tipo de pantallas para que la experiencia de usuario sea buena.

Se trata de una cuestión vital dado que el dispositivo preferido para acceder a internet en España es el smartphone para el 76% de los usuarios, mientras que el 48% lo hacen desde el ordenador de sobremesa. Al mismo tiempo, el 33% utiliza también tabletas y el 54% ordenadores portátiles, según los datos de tercer trimestre de 2016 publicados por la ONTSI. (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información)

jueves, 12 de enero de 2017

Yahoo se divide en dos y pierde hasta el su nombre. Fin de una época



Yahoo ha caído tan hondo que ha perdido hasta su nombre. La compañía tecnológica que hace años fue pionera en internet y llegó a valer más de 135.000 millones de dólares está teniendo un final agónico como ya apunté en una entrada en el pasado mes de julio.

Recientemente se ha dado a conocer que su consejera delegada, Marissa Mayer, abandona la compañía. Este ha sido uno de los fracasos más estrepitosos de los últimos años en la gestión de empresas tecnológicas, teniendo en cuenta que Mayer venía de Google con una trayectoria intachable y un solo objetivo: salva a la compañía de la que ahora se retira.

De la misma manera, Yahoo se ha dividido en dos. Una parte, la correspondiente a su negocio web, pasará próximamente a manos del gigante estadounidense de las telecomunicaciones Verizon. Y el resto (el 15% que la compañía tiene del gigante del ecommerce Alibaba y el 35,5% de Yahoo! Japón que aún obra en su poder) ni siquiera seguirá denominándose Yahoo! y pasará a llamarse Altaba Inc.

El pasado mes de julio acordó la venta de su negocio web a Verizon por 4.800 millones de dólares, una compañía que ya es propietaria de AOL y que aspira a afianzar su posición en el universo de la publicidad online de la mano de la veterana empresa de internet.

Por otra parte, no hay que olvidar que Verizon siempre ha sonado como un posible comprador de Twitter para consolidar su posición de dominio en esta área de negocio frente a otros competidores.

sábado, 7 de enero de 2017

Redes sociales: redes de mentiras



Las redes sociales se han convertido en un espejo con dos caras que muestran la realidad de la condición humana. En uno decimos lo que queremos ser, la otra muestra lo que somos.

Si le preguntan en una encuesta qué hace en las redes sociales o cuánto tiempo está en ellas seguramente mentirá. A la primera cuestión es fácil qué diga algo así como seguir a líderes de opinión, sus marcas favoritas, leer las últimas noticias, estar en contacto con sus amigos de verdad y otras respuestas angelicales que le hagan quedar bien. Sobre el tiempo seguramente afirmará que poco: “como mucho una hora al día, eso si llega”. Lo que no va decir es que lo anterior le importa más bien poco y que las usa para cotillear como si no hubiera un mañana, de sus amigos y de los amigos de los amigos (si hablamos de Facebook), o que sigue un montón de cuentas de Twitter sobre chistes, memes y otros pasatiempos de los muchos pirados y polemistas de pacotilla anónimos que hay en esta red, y así podría seguir con el resto.