miércoles, 1 de julio de 2015

La televisión es nutritiva


Ilustración: Marta Ballester

En 1982, Aviador Dro, uno de los grupos de la movida madrileña, popularizó la canción “La TV es nutritiva”. Poco tiene que ver la caja tonta de aquellos años, en muchos hogares todavía en blanco en negro, con las televisiones inteligentes que tenemos hoy en nuestras casas y sus apéndices: tabletas, smartphones y ordenadores. Y desde luego, las reuniones familiares delante de la televisión para ver programas como el “Un, Dos, Tres” están cerca de ser expuestas en parques jurásicos tipo Dinópolis como “rara avis” del comportamiento humano. En la actualidad lo individual es lo que prima a la hora de visionar contenidos, eso sí, compartido por las redes sociales.

Uno de los cambios que se observan por parte de los jóvenes es que el consumo audiovisual se tienen que adaptar al momento y al instante deseado, lo que está aumentando el uso de la televisión en streaming, -bajo demanda propia y conectándose a los servicios de cada canal de televisión-, y por lo tanto, cada consumidor se confecciona una parrilla de televisión a medida para ver lo que le gusta, en el horario que más le conviene, en el dispositivo que en ese momento más le agrada (en el móvil, tableta u ordenador) y donde quiera (en casa, en la playa, en la montaña o el parque).

¿Le suena raro? Si este verano va a la playa observe cuanta gente hay mirando fijamente un teléfono o una tableta un domingo que haya Formula 1. En España más de 100.000 personas siguen este evento de media por estos dispositivos, casi 200.000 en verano. ¿Por qué? Pues porque la gente lo queremos todo y ¡ya! Estar en la playa y ver las carreras o el contenido audiovisual que sea.

Antes había que ir al bar, ahora también se puede, pero prima la tecnología y lo instantáneo, la comodidad si se quiere, pero lo cierto es que en la actualidad se pueden ver las carreras en la tableta con una calidad muy aceptable. Y lo mismo sucede con el resto de contenidos que están en soporte digital. La parrilla de televisión ya no es la dueña al cien por cien, ahora los espectadores/consumidores ya la tenemos cogida por el mango, y en breve seremos nosotros los que la iremos cocinando cada vez más a nuestro gusto.

La tecnología 4G y el modo de entender la televisión, no, mejor dicho, los contenidos audiovisuales de esta “generación del milenio” harán que los mismos cambien a nuevos formatos, donde la creatividad no tendrá límites. Tal vez sea por este tipo de nuevos lenguajes audiovisuales por donde los llorones del cine, esos que ven como se les termina el cuento, puedan ver renacer la industria. Pero para eso hay que ser creativo, pensar, estar dispuesto a explorar nuevos territorios, tener claro que no te van a subvencionar y que vas ganar menos. No los veo en esta senda.

Volviendo a la televisión, hay un detalle objetivo y es que en España más de la mitad de los hogares con niños de entre 3 y 15 años ya dispone de tableta u ordenador propio para el chaval, amén de que casi un 75% dispone ya un teléfono inteligente. Esto supone que acumulan horas y horas de visionado de videos, fundamentalmente de Youtube, que a su vez comparten con amigos por las redes sociales.

Es cierto que ven la televisión, eso sí, en su habitación, pero cuando ven videos lo que hacen es marcar tendencias de lo que les gusta consumir. En Youtube hay millones de videos de todo tipo, pero parece que los jóvenes se decantan más por los de humor, deportes y otros de contenidos banal. Consecuencia: las cadenas orientan sus contenidos a sus gustos, y así surge parte de la parrilla que tenemos enfocada a los jóvenes entre 14 y 24 años, dígito arriba o abajo. Príncipes para Corinas, granjeros y demás despojos que buscan esposas, gente perdida por selvas de medio mundo, maromos y maromas y viceversa, etc.

Y para muestra un botón. Hace pocos días en una gran librería un padre le preguntó a su hijo: “¿Quieres este libro de la historia de los Mundiales?” Contestación: “No, para qué si puedo ver gratis la historia en Youtube en lugar de leer ese tocho”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Deja tu opinión sobre este artículo. Me gusta escuchar todos las opiniones y debatir sobre ellas