miércoles, 22 de julio de 2015

Los Jinetes del Apocalipsis digital: las adicciones a las TIC






ILUSTRACIÓN: MARTA BALLESTER


La Biblia, en el Evangelio de San Juan, habla de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis que vendrán en el fin del mundo: el Anticristo, el hambre, la muerte y la guerra. En el mundo digital estos cuatro jinetes 2.0 son las adicciones a las nuevas tecnologías: la adicción a internet en general, el abuso de los videojuegos, la dependencia del móvil y el visionado excesivo de la televisión digital, como se explica en la web de Mapfre www.mapfre.es/salud, donde también se dan consejos útiles para prevenir las mismas.

Un adicto a cualquiera de estas cuatro dependencias presenta humor variable, ansiedad, impaciencia por la lentitud de las conexiones, estado de conciencia alterado, irritabilidad en caso de interrupción, incapacidad para salirse de la pantalla y privación del sueño, lo cual ocasiona fatiga, debilidad y deterioro de la salud. También experimenta un sentimiento de secreta intimidad cuando está conectado, desinhibición y la sensación de que el tiempo se detiene o pasa muy rápido.


En definitiva, entre la máquina y la persona se establece una dependencia peligrosa que lleva al aislamiento por lo que esta adicción causa daños en las relaciones sociales de quien la padece, siendo los niños y jóvenes la población más sensible a este tipo de fenómenos ligados con las nuevas tecnologías, según se explica en Diversidad en el aula. http://goo.gl/UFVwj0

Por lo que respecta a las personas enganchadas al móvil, su adicción se conoce como nomofobia y consiste en tener pánico a estar sin móvil, cobertura o saldo. Este término, que deriva de la expresión inglesa no-mobile-phone, nophobia, tuvo su origen en 2011, a propósito de un estudio realizado en Reino Unido que pretendía plasmar la ansiedad que sentían algunos de los usuarios de teléfonos móviles por salir de casa sin su dispositivo móvil y temer que se les agotara la batería o a quedarse sin cobertura o saldo.

Alrededor del 58% de los hombres y del 48% de las mujeres sufría este trastorno, un 9% adicional se sentía estresado cuando tenía el móvil apagado y más de la mitad de los participantes (55%) describieron que el hecho de sentirse aislado les causaba ansiedad. En España, un estudio realizado recientemente en la Universidad de Granada señala que el 8% de los universitarios sufre un miedo irracional a no llevar el móvil encima, derivado de un uso patológico de la telefonía móvil.

Es difícil definir de forma exacta cuál es la frontera entre el uso y el abuso, teniendo en cuenta que los teléfonos son cada vez menos usados para llamar y más para la transmisión de datos. Así que la medida de estar localizable, llamar y poder comunicarse de forma inmediata ya no es la única variable a tener en cuenta.

Por el contrario, en qué medida es abuso, por ejemplo, utilizarlo constantemente en sitios públicos cuando se está acompañado de más gente, usarlo en la vía pública o en el autobús o metro, tuitear viendo la tele o utilizar WhatsApp junto a otras personas. Es difícil de diferenciar entre las nuevas formas de comunicación y comportamiento social y el abuso, pero lo que está claro es que si la falta de cualquiera de estas tecnologías produce algún tipo de síntoma físico o psicológico fuera de lo normal, entonces sí que hay signos de dependencia similares al uso de drogas.

Por si estas nuevas “enfermedades digitales” fueran poco, el continuo trabajo ante una pantalla de ordenador genera problemas oculares y de visión conocidas como Síndrome de Visión en Computadora (SVC por sus siglas en inglés). La American Optometric Association, www.aoa.org,  señala que este síndrome se caracteriza por síntomas como visión borrosa, lagrimeo e irritación ocular, doble visión, ojos secos, dolor de cabeza, cuello y espalda, así como fatiga general.

Si a esto le sumamos que vivimos en una sociedad infoxicada, donde en muchas ocasiones somos incapaces de asimilar la gran cantidad de información que se genera y nos sentimos desbordados por ella, con el cuadro de dolencias derivadas de la red dan ganas de abandonarla. 


1 comentario:

Hola. Deja tu opinión sobre este artículo. Me gusta escuchar todos las opiniones y debatir sobre ellas