miércoles, 26 de febrero de 2014

Facebook no ha comprado whapsapp, sino la privacidad y los datos de más de 500 millones de usuarios

La gigantesca operación económica que Facebook realizó la semana pasada con la compra de Whatsapp, el popular servicio de mensajería utilizado en el 80% de los smartphone españoles, es un órgado a varias bandas que se ha camuflado con la llamativa cifra de compra: 19.000 millones de dólares. 3.500 en efectivo y el resto en acciones de la empresa de la red social.

En primer lugar, Facebook no está comprando una aplicación que es muy simple en realidad, adquiere un modelo de negocio consolidado con más de 450 millones de usuarios, un crecimiento potencial a corto plazo de 1.000 millones y de otros 2.500 en los próximos cinco años, como el propio niñato Zuckerberg reconoció en el World Mobile Forum (WMF) de Barcelona el pasado lunes, el mayor evento mundial de móviles que se celebra.

Además realiza la compra cuando el modelo está maduro, es decir, cuando la cantidad de usuarios es tan grande que es muy interesante para el que vende, que ha dado el pelotazo de su vida, como para que compra, que entra en un segmento que se le resistía. Facebook ya había intentado sistemas de mensajería propios sin éxito, y una de sus debilidades estaba en el móvil, donde no estaba alcanzando las tasas de implantación que tiene en otros dispositivos.


Tan importe es para la red social este segmento que ha puesto sobre la mesa los famosos 19.000 millones, el 10% de su valor en bolsa en esta operación, mucho riesgo como se reflejó en la bolsa una caída del 4% de sus acciones, pero si fracasas con tus productos, pues compras a la competencia y se acabó. Ya lo hizo Google con Youtube, así que por qué no lo va a volver a hacer Facebook, si ya gastó 1.000 millones en Instagram porque no tenía un buen servicio para compartir fotografías dentro de la red.

Intimidad en venta


Y ahora entramos en juego los usuarios, que nos hemos quedados atrapados en manos de un gigante, que por cierto ya ha mentido en la primera semana dos veces sobre esta enorme adquisición. Estos días ha habido cambios de usuarios a otras redes similares, bulos de todo tipo, Whatsapp se cayó el sábado durante cuatro horas en varios países, sin que se haya aclarado el motivo hasta ahora, iniciativas ciudadanas para dejar de usar este servicio. Es perder el tiempo. En España el 80% usamos Whatsapp, podemos convencer a algún contacto para que se cambie, pero que toda mi lista lo haga es imposible, y así con la suya, la suya y la de más allá. Es la ventaja de la posición dominante, y Facebook lo sabía.




Lo que nos lleva a la privacidad y la primera mentira de esta empresa que es el mayor mentiroso global, que el día del anuncio de la compra aseguró que no haría cambios significativos en el modelo de negocio. Whatsapp gestiona 50.000 millones de mensajes cada día, información muy valiosa en manos de una empresa que explica en el contrato que firmamos que reserva el derecho a ceder nuestros datos a terceros, (el número de teléfono es un dato) amparados en la legislación estadounidense que es mucho más laxa que la europea en protección de datos. Whatsapp es mucho peor, ni siquiera lo explica.

Tal es así, que Alemania ha recomendado no utilizar este servicio para comunicarse a través de mensajes instantáneos. ¿Alguien duda de que Facebook va a sacar tajada de estos datos?, ¿de que va a aplicar sus políticas de privacidad? No hay dudas, pues es lo que hizo a los pocos meses de comprar Instagram, darles la vuelta como un calcetín e incluir publicidad, aunque tuvo que hacer cambios por la presión de los usuarios.

Segunda mentira del señor Zuckerberg, que anunció que no cambiaría el modelo de negocio de Whatsapp, para a los pocos días explicar que se podrán hacer llamadas de voz gratuitas desde este servicio. Si esto no es cambiar el modelo de negocio, ya me explicarán que es, si bien es cierto que nos beneficia a los usuarios en este caso, así que ahora ya no me pareces tan niñato, pero me da pánico que puedas oír mis llamadas. ¡Que miedo! Y confirma que eres un mentiroso. Facebook también ha dicho que no pondrá publicidad en el servicio de mensajería, ¿verdad o mentira?

Facebook y Whatsapp más llamadas gratis no les ha sonado bien a las grandes operadoras de telefonía, que ven como parte de su negocio se puede poner en jaque, además de que puede dejar fuera del mercado a las débiles. Y Zuckerberg ha puesto un pie para entrar en el mundo de la telefonía. ¡Si los 19.000 millones van a resultar una anécdota al final!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Deja tu opinión sobre este artículo. Me gusta escuchar todos las opiniones y debatir sobre ellas