domingo, 29 de septiembre de 2013

El Santander se niega a abrir una cuenta para pagar un recibo que solamente se puede hacer en esta entidad

La pasada semana quise abrir una cuenta en el Banco de Santander (oficina 1613, sita en Salvador Allende de Zaragoza) y, para asombró mío, se negaron a hacerlo. Jamás pensé que un banco no quisiera abrir una cuenta, rechazar un cliente solvente.

Quería aperturarla para domiciliar un pago del SEPE que obligatoriamente se debe hacer en el “banco de las personas”, pero el subdirector de esa sucursal solamente me puso objeciones. Conozco las técnicas de venta y rápidamente me di cuenta de que yo era el perfil de cliente de esta entidad que en su publicidad dice "Queremos ser tu banco"

A nada de lo que me pedía de iba a oponer, pues acabo de instalarme en Zaragoza y vengo escarmentado de Bankia, así que buscaba una entidad más estable. Indignado me fui. Me sentí humillado, tratado como un pobre al que hay de echar del banco de los ricos. Iba a domiciliar mi nómina, en la actualidad de casi 2.000 euros, recibos, y otros ingresos que tengo como autónomo. Desde luego la nueva cuenta no será ya en el Santander

Ahora tendré que salir del trabajo un día de primeros de mes para pagar en ventanilla, y recuperar luego ese tiempo. Y así tres años. ¿Hasta que punto es legal que un banco en el que obligatoriamente tienes que hacer un ingreso se niegue a domiciliar un recibo? ¿Por qué tantos avales para una cuenta corriente? A este paso vamos camino de que haya gente que no puede tener cuenta bancaria o trabajar con ella