sábado, 15 de junio de 2013

El vídeo marketing, una fuerza de ventas desaprovecha



En la estrategia de comunicación de las empresas, cuando ésta existe, hay un gran olvidado que es el vídeo y las posibilidades que presenta para realizar marketing digital. Tal vez llevados por el ruido que genera el social media, se olvida esta plataforma que permite grandes ventajas de comunicación a un coste muy bajo.

Youtube, Vimeo y otras webs de alojamiento de vídeos son redes sociales donde se puede llegar a un público muy numeroso y con una buena segmentación. Youtube, propiedad de Google, es la tercera web con más tráfico del mundo y en visitas. Solamente le ganan Facebook y Google. Cada minuto se suben 30 horas de material y se visionan 1,3 millones de vídeos.

Se trata también de una posibilidad muy válida para los profesionales, donde pueden dar a conocer sus servicios por medio de este soporte, ejemplificando lo que hacen y cómo lo realizan. Youtube dispone de buenos ejemplos de psicólogos, abogados, periodistas o economistas, entre otros, que usan este canal de comunicación para darse a conocer e interactuar con sus clientes de una manera eficaz. Por otra parte, permite hacer publicidad de los servicios que, en muchas ocasiones, están limitados para los formatos convencionales.


Un ejemplo de hasta donde se puede llegar es el vídeo realizado por el colegio público de Valderrobres denunciando los recortes en la educación, visionado hasta ahora por casi 250.000 internautas. Cifras de esta envergadura, en relación a su coste, solamente se pueden lograr en la actualidad gracias a la web 2.0 y la difusión fácil y masiva de los contenidos que son de interés para el público.

El vídeo marketing permite a las empresas dar una visibilidad más completa y eficaz de la información que quieren transmitir. No en vano, la fuerza actual de la imagen es innegable y va en aumento en la sociedad digital, más visual que en épocas anteriores y donde los soportes de lectura van en franco retroceso. Periódicos, libros y soportes estáticos caen a los pies de los caballos ante las tabletas, móviles, televisión inteligente, video juegos y una web 2.0 cada vez más visual y efectista.

Entre las ventajas que ofrece frente a otro tipo de comunicación, destaca la posibilidad de informar a nuestros clientes de una manera diferente y original, además de a coste cero en lo que supone tener un canal propio en Youtube. También es importante tener en cuenta la usabilidad y navegación de esta experiencia, ya que al usuario le gusta poder acceder a todo tipo de contenidos, ya sea a través de la página web, de Facebook, de un blog y otras plataformas, lo que integrando vídeo se logra de una manera muy eficaz.

El vídeo marketing puede estar presente en cualquier ventana que esté de cara al público haciéndole más fácil y entretenida la visita y la navegación por los contenidos. Ya se sabe que más vale una imagen que mil palabras, y la experiencia de ver lo que se vende en un formato audiovisual es muy superior a tener que leerlo o verlo solamente en fotografías. De esta manera los productos y servicios se convierten en más reales para el cliente, a la vez que el vídeo ayuda a incrementar la duración de visitas a nuestro sitio y le da más información valiosa al usuario.

Se ha comprobado que al tener vídeos en nuestra web aumenta la cantidad de tiempo que dura la visita de un usuario, además de aumentar la posibilidad de que emprendan la acción de contactarnos para adquirir más información o adquirir el servicio o productos. Otra ventaja es que mejora el posicionamiento SEO de la misma (el gratuito o llamado natural en los buscadores). Los vídeos en Youtube pueden aparecer en la primera página de las búsquedas de Google y generar tráfico a nuestra web.

De la misma manera, la empresa está más cerca. Al aparecer en los vídeos pueden conocernos mejor y eso transmite confianza, ya que un vídeo no se puede copiar ni alterar. Otra característica a destacar es la facilidad para despertar interés en la audiencia, ya que varios estudios han calculado que el 80% de los usuarios de internet prefiere hacer clic en un vídeo antes que en otro tipo de enlace. Y por último la economía de inversión, ya que no hay que invertir grandes presupuestos para generar un vídeo como sucedía en la vieja época analógica.