lunes, 20 de mayo de 2013

La mina de oro de las empresas: los datos



 














Foto Jorge Atienza


Uno de los mayores activos de las pymes y autónomos son los datos de sus clientes, siempre dentro de la LOPD (Ley orgánica de protección de datos), a la par que una de sus mayores carencias por la falta de un adecuado registro, correcta gestión y tratamiento de los datos. Hemos pasado de las fichas de papel a lo que se conoce en la actualidad como ingeniería de datos y no ha mejorado la situación en este campo, más bien al contrario ya que hay más posibilidades que antes y se aprovechan poco.

Si usted tiene un negocio y no tiene datos de sus clientes está perdiendo dinero. Diversos estudios de marketing demuestran que la gestión de nuestras bases documentales de forma correcta aumenta las ventas entre un 20 y un 25 por cien.

Es lamentable que empresas con 15, 20 ó 30 años de actividad no tengan bases de datos abundantes que incluyan hábitos de compra, consumo, gasto medio y otras variables que nos permitan conocer a nuestros clientes de la forma más eficiente. Así que si no se dispone de ellas es el momento de comenzar, nunca es tarde para iniciar esta tarea con las bases de datos y su ingeniería. Como en otras cuestiones las nuevas tecnologías nos facilitan esta labor ya que ponen a nuestra disposición gran cantidad de información gratuitamente. Nunca serán como si fueran de nuestra propiedad pero nos van a ayudar mucho.

¿Quiere saber cuántos turolenses hay que sean mujeres de entre 25 y 55 años interesadas en libros?, Facebook se lo dice: 2.753 personas, mientras que Google le va a mostrar que la tendencia de búsqueda de este concepto va a la baja. Es obvio que aunque son parciales nos muestran muchos datos y tendencias muy consolidadas, además de que no tienen coste directo (salvo que se contrate publicidad, como es obvio). A partir de aquí ya se pueden establecer acciones de marketing digital. Hace falta conocer las herramientas, tener clara la esencia de mi negocio y creatividad.

Además, los nuevos medios de publicidad permiten campañas flexibles y con un bajo presupuesto, acciones que se pueden modificar día a día, incluso en un tiempo menor, y aprender a base de prueba y error. A fecha de hoy, salvo grandes inversiones económicas, la mayor parte de las inversiones publicitarias son así en parte ya que no hay experiencias consolidadas.






Si lo que quiere es conocer las tendencias de búsqueda en un sector, por ejemplo el turismo de ciudad en Aragón desde 2007, y compararlas con uno similar o de la competencia, el turismo rural, Google también se lo dice por medio de su herramienta www.google.com/trends, así como las palabras que más se buscan asociadas a aquellas que nos interesen por medio de la aplicación Adwords. En la actualidad Google sabe lo que buscamos, Facebook lo que nos gusta y Amazon, Ebay y otros lugares de venta online lo que compramos. Búsquedas, gustos y compra. Un coctel muy difícil de dejar escapar para las grandes empresas y que pueden usar también las pymes de pequeño tamaño.

Actualizar las bases de datos y usar el data mining o la ingeniería de datos es una forma fácil de interactuar con los clientes potenciales y reales, facilitando información no invasiva ya que se rechaza, pues el internauta busca información de manera libre y no le gusta que le dirijan por medio de impactos publicitarios. Se debe fomentar el diálogo entre marca y los clientes.

Si se combinan los datos que ya tienen las pymes con los que ofrecen las nuevas tecnologías se cuenta con una herramienta muy poderosa. Nunca habían existido tantos datos de clientes de forma segmentada, tan a la mano y de forma gratuita. Es el sueño de cualquier experto en marketing hecho realidad