sábado, 25 de mayo de 2013

¿Cómo poner límites a los menores en internet?


Foto Jorge Atienza



La mejor forma de controlar lo que nuestros hijos hacen en Internet es la educación, el diálogo y la supervisión de lo que hacen junto a ellos. El problema al que se enfrentan los padres es que sus hijos saben más de ordenadores y de tecnología, al mismo tiempo que se manejan mucho mejor que ellos en este amplio campo. Es el peaje que tenemos que pagar ante la primera generación completamente digital y tecnológica.

Poner ciertos límites técnicos en los ordenadores no es difícil. La mayor parte se trata de sencillas aplicaciones que vienen en el sistema operativo y en los programas que se usan de forma habitual, además de los que existen para evitar este tipo de problemas.


Una de las primeras cuestiones que debemos conocer es a gestionar bien las medidas de seguridad que tiene nuestro ordenador y que permiten aplicar los ajustes que deseemos a todos los contenidos. En este sentido, el control parental de Windows XP y posteriores versiones puede ser de gran ayuda.

Una posibilidad es poner contraseña al equipo, de tal modo que solamente se pueda usar si un adulto la introduce cuando el ordenador arranque y nos la pida. Otra opción, más operativa, es configurar el ordenador con varios usuarios y que cada uno de ellos tenga las limitaciones que nosotros deseemos imponer.

Por otra parte, es fundamental un buen antivirus que nos proteja de software malicioso y troyanos, aplicaciones que se instalan en nuestro ordenador y que pueden acceder a información confidencial de nuestro disco duro y que luego, en según qué manos, puede ser causa de algún tipo de chantaje, abuso o ciberacoso. En este sentido es muy importante no usar software pirata y sí programas originales

El sistema operativo de los ordenadores, proporcionado en el 95% de los casos por Microsoft, permite también programar el equipo para que se apague tras una duración determinada, de tal manera que pasado ese tiempo el PC se desconecta de forma automática. Esta utilidad sirve para controlar con exactitud el tiempo que dejamos a nuestros hijos que estén navegando por una red social, por ejemplo. Esta posibilidad junto al uso de contraseñas hace al ordenador perfectamente controlable por nosotros





Los principales proveedores de correo electrónico (Gmail, Yahoo, Hotmail, etc.) facilitan entre sus opciones la posibilidad de cierto control parental que permite algún tipo de bloqueo: a personas, a servidores de correos, aplicación de filtros para determinadas páginas, control de spam, etc.

Por lo que respecta a las redes sociales, principal fuente de preocupación en la actualidad, también disponen de “ciertas medidas de seguridad” y de controles para la privacidad, que han ido mejorando gracias a las presiones de usuarios, padres y otros colectivos. La primera regla no es de software, sino de sentido común: no relacionarse con nadie que no conocemos.

Es fundamental en todas ellas configurar nuestra privacidad al máximo y que solamente nuestros amigos de verdad puedan ver nuestra información en el muro, fotos, videos y gustos, manteniendo al margen a “los amigos de los amigos”, “conocidos” o “todos”. Una web muy recomendada es www.pantallassanas.com