sábado, 13 de abril de 2013

Teruel e internet no se quieren




Artículo publicado en Diario de Teruel el sábado 14 de abril. 
Sección Enrédate

Uno de los grandes lastres que tiene la provincia de Teruel es la mala calidad de las llamadas “autopistas de la información”, lo que hace que el ADSL no tenga suficiente capacidad para dar un buen servicio a las empresas y, en consecuencia, la posibilidad de desarrollar negocios en este entorno es más compleja que en otras provincias de España. Teniendo en cuenta que en la actualidad los mercados son globales es un serio problema para la competitividad de nuestras empresas. Los detalles de este problema se pueden encontrar en diversos informes de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información.

En Teruel se repite la historia de quedar fuera de las comunicaciones que marcan cada siglo. En el XIX y principios del XX nos dejaron fuera de una buena comunicación por ferrocarril. En el pasado siglo vimos pasar las carreteras y autopistas por otras provincias y volvimos a quedar aislados, y en el XXI ya estamos a la cola de esta tecnología. La diferencia es que las TIC son innovaciones disruptivas, que cambian un modelo de vida, de negocios, de pensar y actuar de forma radical, similar al nacimiento de la imprenta, y aunque el ferrocarril y las carreteras son importantes, no tuvieron este matiz rompedor, de cambio de modelo o de paradigma económico.

La palabra Teruel ha bajado progresivamente desde 2005 a la actualidad de una forma sorprende (ver gráfico) lo que apunta a que la marca genérica Teruel pierde valor en la red. Uno de los motivos es que desde aquí no se generan buenos contenidos, en consecuencia se pierde identidad digital, la gente nos busca menos y todos salimos pierdo, hecho relevante en la medida que el buen uso de la red por parte de todos nos benéfica a todos, dado su potencial colaborativo. Es un buen modelo de los que ahora se llama técnicas en técnicas de managament de win to win (gano yo, ganamos todos)



Muchas páginas web están obsoletas en cuestiones muy importantes. Desde el diseño, pensando en que Google nos haga ganar posiciones, pasando por su accesibilidad, la usabilidad y los enlaces a las redes sociales y al mundo del social media. Un ejemplo de esta realidad es la valoración que año tras año recibe la web del Ayuntamiento de Teruel, una de las peores de España por calidad y transparencia, según la ONG Transparencia Internacional. Pero basta con poner en Google un concepto general de Teruel (por ejemplo “semana santa”) para ver la calidad de los contenidos, y compararlos con lo que se hace en otros lugares para, con espíritu crítico, aprender, copiar lo bueno, darle nuestro valor añadido y usar los entornos digitales de forma profesional.

No es mucho mejor la situación de nuestras pymes en Facebook, siendo los errores más frecuentes los perfiles desactualizados, vacios de contenidos, mezclar lo personal con lo profesional o estar dado de alta como persona en lugar de hacerlo como empresa. Y otro tanto sucede en Twitter, donde hay numerosas cuentas vacías de contenidos o de escaso valor añadido, que lo mejor que podrán hacer sus dueños es cerrarlas.

El momento actual hay que dejar de verlo solamente como crisis, hay que pensar en cambio y oportunidad. Una de ellas es que ahora se dispone de más tiempo para aprender a manejar todo lo que tiene que ver con el social media, que la tecnologías están orientadas cada vez más al usuario, y por lo tanto son más fáciles utilizar que nunca, que hay cientos de ofertas de formación de calidad, muchas de ellas gratuitas, que podemos usar, y que el coste de usar plataformas 2.0 es muy bajo. Nunca antes se tuvo acceso a tanta información, tanto talento en red y posibilidades como existen en la era digital, ventajas que las pymes de Teruel deben saber aprovechar para estar en el mismo nivel de competitividad que el resto de empresas de España.