martes, 15 de noviembre de 2011

David Kirkpatrick, experto en Facebook, explica las ventajas de esta red

David Kirkpatrick ha tenido éxito donde otros han fracasado: ganándose la confianza del esquivo creador de Facebook, Mark Zuckerberg. Mientras te escudriña atentamente con su mirada aguda enmarcada en unas intelectuales gafas de pasta, recuerda como fue uno de los primeros periodistas de peso en el mundillo tecnológico que prestó atención al joven visionario de las redes sociales y concedió a su creación la importancia que luego ha demostrado tener. En su libro El efecto Facebook, reconstruye con gran precisión el nacimiento del primer imperio 2.0.

¿Cuál diría que es la cualidad fundamental para crear una compañía de internet exitosa?
Mark Zuckerberg era un genio de la programación desde los 13 años. Para el desarrollo de Facebook fue importante que arrancara entre programadores, porque al fi nal toda la esencia del proyecto se reduce al software. Es más, creo que estos últimos son los revolucionarios de la sociedad actual: además de Zuckerberg, tenemos el caso claro de Julian Assange, el fundador de Wikileaks, que también es un genio de la programación. Y este protagonismo revolucionario lo tendrán aún más los jóvenes que se dediquen a esto y los hackers de las siguientes generaciones. Cualquiera de ellos que quiera tener impacto en el futuro debería estudiar informática. Los que no lo hagan estarán en desventaja. Se lo digo yo, que tengo una licenciatura en Inglés –sonríe–. Ojalá supiera programar.

Algunos de esos jóvenes han hecho de Facebook una herramienta revolucionaria. ¿Por qué está siendo tan efectiva para el activismo político?
Porque otorga poder a los ciudadanos corrientes y su función principal es dar voz a las personas. En Facebook pueden retransmitir sus ideas y compartirlas con sus amigos gracias a su capacidad viral. Ofrecer a la gente una plataforma emisora en países como Túnez o Egipto, que son dictaduras, es algo incendiario.

¿Es entonces el antídoto contra las dictaduras?
Facebook es intrínsecamente democratizadora. Otras aplicaciones de internet, como Twitter y los teléfonos móviles, también han sido muy importantes, pero quizás esta red social es la apoteosis del empoderamiento del ciudadano frente a los que mandan. No diría que esto estuviera planeado por Zuckerberg, aunque él sí creía que podía pasar. La gente no se apunta a Facebook por política, sino para estar en contacto con sus amigos, pero enseguida se dan cuenta de que es una herramienta de comunicación muy efectiva y acaban convirtiéndose en activistas involuntarios. Inicio mi libro explicando cómo ya a principios de 2008 la gran manifestación en Colombia contra las FARC surgió de un grupo de esta red social.

Sé que a usted no le gusta la película La red social, inspirada en los inicios de Facebook.
Sí que me gusta, es muy entretenida, pero creo simplemente que no se debería tratar como una historia real, porque no se ajusta a la realidad. Ni una sola de las personas que participaron en la película ha conocido a Mark. Y le puedo decir que la gente que sí le conoce consideró la película muy frustrante, y hubo quien se enfadó mucho. Tanto el fi lm como la novela de Ben Mezrich en que está basado –Multimillonarios por accidente– sobreestiman en gran medida la aportación de Eduardo Saverin –el amigo de estudios de Zuckerberg que cofundó la empresa con él y le prestó dinero–. Saverin es el verdadero millonario accidental de esta historia: con un trabajo de cinco meses a tiempo parcial ha conseguido –según la valoración actual de Facebook– casi 3.000 millones de dólares.

domingo, 13 de noviembre de 2011

LA importancia del blog como medio de comunicación 2.0

Un blog es un sitio web fácil de usar en el cual puede,
entre otras muchas cosas, expresar rápidamente sus opiniones
e interactuar con otros usuarios. Todo ello gratis.

Los weblogs, sitios web compuestos por entradas individuales
dispuestas en la página en orden cronológico
inverso, estructurados originalmente como diarios personales,
basados en enlaces, noticias y opiniones que
se actualizan de modo regular, escritos con un estilo informal
y subjetivo, han sido muchas cosas a lo largo de
estos 10 años, han ido cambiando con la propia Red del
mismo modo que ha ido cambiado su percepción social
y su impacto cultural, económico, político y mediático.

Todo esto es fruto de una concepción sobre internet: la
Web 2.0, o sea la web renovada y ampliada a través de
la banda ancha y sistemas que se diseñaron para fomentar
la participación, disminuyeron costos, permitiendo
crear mejoras a partir de la incorporación de nuevos
usuarios y facilitando la creación de redes de participación.

Aunque ahora es fácil de ver, los primeros intercambios
de banners deben tomarse como precursores
en cuanto al intercambio de contenidos, segmentos dinámicos
y cambiantes dentro de los contenidos más o
menos fijos de las páginas web.
La popularidad de los blogs ha llegado a conformar eso
que algunos llaman blogósfera: un lugar donde cualquier
usuario puede expresar sus opiniones y brindar
información sin ningún tipo de censura; su nacimiento
estuvo asociado a una forma alternativa de compartir
información entre usuarios.

sábado, 5 de noviembre de 2011

La mejor forma de tener una buena imagen on-line o reputación en las redes sociales e internet

La forma más eficaz de controlar las menciones sobre nombres y marcas es su generación de forma proactiva: construir contenidos propios para que otros no puedan ocupar ese espacio con sus concepciones. Cuánto más contenidos generen personas y organizaciones, más difícil resultará a un tercero que sus comentarios superen en exposición a los de sus mayores interesados. Por otro lado, la creación de información sobre nosotros mismos puede aumentar el escrutinio de terceras personas sobre nuestras actividades y discursos.

Un aspecto esencial de la gestión de la reputación online es la monitorización en tiempo real de Internet para estar al tanto de ataques potenciales contra la reputación del individuo o de la organización en cuestión. A tal fin las agencias especializadas emplean sofisticadas herramientas tecnológicas que permiten conocer de forma casi instantánea todos los contenidos generados tanto en buscadores como en blogs, redes sociales, etc.
En España, la creciente importancia del control de la reputación online se ha visto reflejada en la creación de departamentos específicos por parte de las agencias más importantes de marketing en buscadores y analítica web para la gestión de la reputación y la monitorización online.

Cómo medir la reputación on-line

La reputación online suele medirse mediante sistemas de votación. Muchos portales web proporcionan una medida de la reputación basada en el tipo de servicios que ofrecen. Por ejemplo, eBay permite que los usuarios se voten entre ellos en cada transacción que se realiza.

También se pueden encontrar webs como Trust-index cuyo objetivo es asignar un índice de confianza a un determinado elemento, que puede ser una marca, un proveedor de servicios, una persona, institución, etc. Este índice estaría basado en la confianza que el elemento en cuestión genera a las personas que lo votan.

No obstante la Reputación Online no depende de sistemas de votación parciales sino que para identificarla es necesario varios pasos metodológicos: monitorización (esto es, rastreo del clima de opinión alrededor del tema, marca, persona, etc.) de la que se desee llevar a cabo la investigación. Y un segundo paso, que es propiamente la investigación de la reputación online.

Para ello se puede hacer una aproximación desde la etnografía digital o con metodología sociológica en la que es imprescindible la parametrización de ese clima de opinión para poder identificar medios en los que se opina, temáticas sobre las que se opina, tipologías de opinantes y actitudes valorativas. Además de una aproximación cuantitativa para medir el clima de opinión es imprescinsible una aproximación cualitativa. Se trata, sin duda, de una disciplina germinal que no es fácil que las herramientas tecnológicas de monitorización puedan llegar a cumplir en su totalidad debido a las deficiencias de interpetación semántica del lenguaje natural.

¿Qué es la reputación on-line?

Internet funciona las 24h del día durante los 365 días del año. Durante todo ese tiempo se vuelcan en la red millones de informaciones, comunicados y/o opiniones que hablan sobre personas, empresas, productos, servicios.... En este incesante río de información Google, entre otros buscadores, indexará palabras que relacionan a nuestra persona, empresa o productos con alguna de esas informaciones u opiniones. 
 
El conocimiento, seguimiento y "control" de toda la información que afecta a su empresa forma parte de lo que se llama el Online Reputation Management, o Gestión de la Reputación Online. 
No se trata sólo de un mero Web Clipping o recopilación sistemática de informaciones, sino de una recopilación y seguimiento con criterio de si afecta o no negativamente a la "reputación" e "imagen" de la empresa, persona o producto, pero además, de su gestión o "control", es decir, de influir sobre dichos contenidos que perjudican a nuestra marca.

Se trata, en definitiva, de ser conscientes de lo poderoso que puede ser lo que los anglosajones llaman el Consumer Generated Media (CSM), la capacidad de incluencia y el poder que cada vez más tiene el consumidor en la red, gracias sobre todo, a las nuevas tecnologías de comunicación social ofrecidas por la Web 2.0 y siguientes versiones; foros, plataformas sociales, blogs...
La parte más impactante de la reputación online es la procedente de los buscadores y cuya gestión es también conocida como SERM (Search Engine Reputation Management).